22.11.20

Lima-Mali (mer. 1 avr.) "E"

Hola Polar,

estaba mirando tu blog y escuchando esa canción de Patti Smith tan buena y me apeteció escribirte unas líneas (estas, pero como hace mucho que no te escribo he perdido la confianza que sentía contigo).

Hoy me han dado calabazas, ¿te lo puedes creer? Lo peor de todo es el día que han elegido: April Fools' Day (así no hay manera de creérmelo del todo, y nunca me han dado calabazas).

¿Tú qué tal estás?

Un beso,

Elise (con mayúscula; aunque me gustaba más con minúscula estoy pensando en crecer un poco).

*

(3 avr. 2020)

Querida M,

tengo el disco físico: gracias a eso he podido escuchar una canción maravillosa que sólo se incluye allí, Just Kids. La dedicada a Amy también es preciosa. La voz de la artista, su gran fuerza protectora de la delicadeza, es una suerte compartida por todos.

Gracias por pensar en mí y en su libro (de Elise). Como es una perfecta desconocida, es de agradecer que alguien se acuerde y crea en una (dos). Ahora no estoy escribiendo porque he llegado al final de un camino (eran algo más que unas calabazas: un pepino o nabo, no está claro -parece un sueño-, algo de remolacha y pepino; pero un desengaño es casi una alegría) y no hay más de momento. He escrito muchísimo, y ya al final demasiado. Estoy seca (aunque pienso seguir escribiendo cuando me recupere de tanto vivo corazón, lo que pasa es que no sé por dónde voy a tirar, ni cómo). El libro que tú dices se publicará, yo lo tengo en mente, pero no seré yo quien lo publique. No puedo. Necesito de un editor más que de Dios para eso. Y sólo tengo a Dios.

Todo puede ocurrir, sí, pero este año parece que tenemos media primavera nada más, y no veintisiete. Ay, no creo que la crisis vaya a cambiar a la gente. Cambiará al mundo, pero cambiar a título individual es una cosa de y para tortugas. 

Me alegra escribirte y deseo que estés bien y a salvo,

Un recuerdo,

Elise

*

(6 avr. 2020)

Gracias María, por tus ánimos y apoyo poético. No he hablado con Luna desde que murió su madre. Hace justo una semana se cumplió el sexto aniversario de la muerte de Ana. Menuda racha de muertes llevamos. Hoy justamente me enteré de la de mi tío favorito.

Esa ensalada que dices tiene muy buena pinta, la voy a aliñar con gusto.

Hoy no tengo muchas ganas de contar cosas, me despido ya. Un abrazo grande,

Elise

*

(mer. 8 avr.)

Hola Polar,

gracias por tus palabras. Respecto al libro, no es una obra fácil de recopilar y últimamente creía que tenía un editor en la figura justamente de mi amor frustrado, pero no ha resultado así. Por todo ello no sé cuándo estará listo para publicación y si te soy totalmente sincera una parte de mí importante (como un ochenta por ciento del aguamarina) no desea dedicarle energías a este asunto y tiene a bien que el libro salga en un futuro lejano. Siento si estas palabras te decepcionan, pero es la verdad. En cuanto a la estupenda Luna, creo que ella publica novelas en Caballo de Troya (si bien es cierto que es una persona que siempre va a estar en contacto con el tema de la publicación literaria, de lo que sea). De todas formas gracias por tus pequeños consejos, y por tus ánimos, grandes y cariñosos.

Mi tío era el menos familiar de mis familiares, un alma verdaderamente especial.

Yo también te hago llegar mi abrazo. Ojalá estas líneas te encuentren bien y haciendo uso de abril.

Se despide,

E

*

(ven. 10 avr.)

No era editor, era físico (teórico). Era (mi) lector. Simplemente yo lo malinterpreté todo (y desde diciembre le convertí también en editor, pero no te puedo contar la historia, es muy larga todavía; todavía no la he reducido a una inmensa frase). Me consuela la lluvia, poder escucharla sin mojarse, desde dentro. Hasta ahí la alegría.

Un beso, Polar. 

*Yo también me siento una marciana, hasta estoy pensando en irme a un monasterio budista. Podría ser una monja.

Elise

*

(dim. 12 avr.)

Yo no soy atea, yo soy a tea.

Un beso, Polar.

Elise

No hay comentarios: