8.11.20

Lima-Mali (jueves, 25 de febrero de 2016)

Buenas noches, Polar, ¿cómo estás? ¿Y cómo se encuentra tu madre? Quiero pensar que está mejor. Sea como fuere, te mando un abrazo fuerte. (Yo por aquí igual que estaba, días complicados.)


elise


*


(viernes, 26 de febrero de 2016)


Hola Polar, gracias por responder. Siento mucho lo de tu madre. Con mi padre al menos el cáncer fue rápido y él no llegó a sufrir mucho. Espero que tu madre sufra lo menos posible. Es lo menos que se puede pedir, dadas las circunstancias. Te mando un abrazo fuerte que hago extensible a tu madre y a tus hermanas. Mucha fuerza.


Es bonito, que me llames "ancla de la existencia". Sin querer me anclaste un poquito en la vida hoy. Siento que pertenezco al mundo y a la vez no puedo entregarme a otra persona. Quizá porque me entrego al mundo. El mundo me posee. Lo siento así. Soy un barco de papel.


Un poco al hilo de esto, creo que mucha gente cree que tiene química conmigo. Posiblemente sea así. Pero no me conocen (no me conocéis). Soy una solitaria, una asceta casi, o ermitaña. Es mi yo más auténtico a día de hoy. Cada uno ve en mí lo que quiere ver (por eso creo que el mundo, aunque ha ganado un barco de papel, ha perdido una buena actriz). No es que no tenga personalidad. Tengo muchísima personalidad, pero puedo llevarme bien con cualquiera y que de esta personalidad asome sólo la punta, como si de un iceberg se tratase. También creo que los poetas suelen ser así, páginas en blanco, icebergs.


(Pienso que tú en general nos das un puntito más a las poetas, por el hecho de ser poetas y mujeres. Así que yo juego con ventaja en tu percepción.)


Muchos, muchos besos, y un fuerte abrazo,


Elise


*


(domingo, 28 de febrero de 2016)


Hola Polar,


ojalá yo fuera tan libre como esas excepcionales mujeres de las que, con razón, hablas con tanta admiración. Puede que creativamente lo sea, bastante, pero no a nivel personal. Dependo muchísimo de otras personas, empezando por lo económico. Es por lo único que lamento no haber encontrado trabajo de actriz suficiente: me hubiera dado la libertad económica que tanto necesito. Pero ya hace tiempo que tiré la toalla, justamente por lo que describes. Todavía no sé muy bien qué hacer para subsistir por mí misma. Hago lo que puedo y no es mucho. Lo mío es la poesía y poco más, querida Polar. 


Gracias a ti siempre. Siempre que quieras hablar aquí estoy. Me encanta que me escribas y me siento muy afortunada por ello. Prácticamente no tengo amigos. Hace mucho que no veo a mi querida amiga Ana (sí, la princesa) y mi amigo desde la primera juventud, mi querido Samuel, vive también lejos.


Y después hay personas con las que simplemente no puedes hablar de todo, por distintas razones (el caso es que no es fácil poder hablar con casi nadie, ni tan siquiera los amigos). Las personas van eligiendo pequeñas parcelas de una y ahí nos mantenemos, en ellas. Supongo que lo mío tampoco es "escandalizar" a los demás. Soy muy privada. Pero por dentro, estoy ardiendo. Siempre. (Me pregunto si yo también hago eso con las personas, aunque no creo. No me da por encasillar, siempre estoy abierta para recibir lo que los demás quieran mostrarme, sin juzgar. Siempre doy por hecho que hay más.)


Te mando muchos abrazos y mucho ánimo. Hasta pronto,


Elise


*


(10 mar 2016)


Buenas y oscuras noches, querida Polar,


me alegra saber de ti, aunque sigo entrando mucho en tu blog. Tú eres la única lectora del mío, por cierto. Desde que lo cerré lo he reabierto en contadas ocasiones y por poco tiempo, aunque he seguido publicando. Menos, eso está claro, pero he seguido subiendo cosas. Creo que mi timidez (o inseguridad o poca confianza en mí misma, y esto a sabiendas, y ahí está lo incomprensible de esa absoluta y terrible inseguridad, de que yo sí algo sé hacer es escribir) es patológica. Por otro lado, prefiero centrarme en los proyectos de libros físicos y olvidarme del blog, ya que lleva mucho tiempo. Pero es sobre todo por pudor que está cerrado. Ahora que lo pienso soy escritora para un lector. Desde que empecé a escribir, siempre lo he hecho para contadas y particulares personas. Alguna vez me gustaría salir de mi caparazón pero me da mucho miedo. Siempre he tenido mucho miedo mientras que al mismo tiempo (nuevamente una contradicción) he sido una de las personas más valientes que han existido.


Sigo haciéndote llegar mucho ánimo y cariño con lo de tu madre. Los hospitales son muy duros. Emocionalmente debes de estar también cansada. Yo como sabes echo mucho de menos a mi padre, y más en estos días. Empiezo a extrañarlo de veras. Hablaba con él con frecuencia y ahora no tengo con quien hablar y menos por teléfono. Era fresco como una lechuga, divertido, moderno, entrañable... Me gustaba verlo, también. Pero así es la vida. Ahora está para mí, pero de otra forma y esa es la forma que tengo que abrazar, como si de una nueva dimensión se tratara. 


La vida se amplia al igual que el corazón.


Buenas noches, Polar. Me deseo a mí misma paz y tranquilidad (el horror de no poder comprender, la impotencia, la tristeza, la desolación, o algo, me está matando, es una droga, pero quiero estar limpia: creo que el amor verdadero es posible y que empieza por estar limpia) y a ti te deseo paz y tranquilidad, como a mí misma.


Todo lo mejor, siempre.


elise


P.D.: Ana la princesa estoy segura que me recuerda, como yo la recuerdo a ella cada día, pero nuestra amistad por desgracia es imposible. O casi imposible. Por la distancia y creo que también por lo que hubo y no hubo entre nosotras. Todo un mundo.


Samuel, por su parte, es alguien muy poco convencional. Creo que ahora mismo está en un pueblo perdido del Pirineo, un pueblo que él y más personas parecidas a él están recuperando y transformando. Toda una labor de amor.


*


(viernes, 11 de marzo)


Es que pensaba que me sentía muy desgraciada pero que (y tú eres mi lectora) voy a dejar de serlo. Pasa primero por intentarlo o, directamente, hacerlo.


Un beso y en mi email anterior sobra una tilde, soy muy maniática para eso y con razón.


tu elise de Viena


No hay comentarios: