27.8.16

(T)his morning

Agitar o no agitar el tubo de nata. No servir o servir (pasar por la agitación, el vacío...) Pero no hay elección.

Lo que soy puede ser expresado cuando me desentiendo de todo control. Dejando hacer a todo y a mí.

Leemos lo que somos (o para ser justos desde donde estamos: miramos al pasado remoto).

Por una vez el tubo de nata soy yo.

Quién sabe si habrá más vidas*. En cuyo caso toda ficción en vez de conectarnos con algo mayor nos desconectaría de la muerte.

*Abra

Mis peripecias (corrector en marcha, había escrito "experiencias": lo de peripecias me gusta) me dicen que hay más. (No la cara de Marilyn).

Para que haya más fuera tenemos que encontrar más aquí. Cuestión de talento, de amor, cuestión de estar contigo.

Contigo aprendo más. No sé cuánto tiempo más nos regalarán pero si algo estoy es agradecida y gratamente sorprendida.

El propósito de la literatura es hacer reales los sueños. Pero es verdad, se necesitan todas las mentiras. Se necesitan porque están aquí.

Y sí, soy muy ingenua. Si todos fracasan. Pero no puedo evitarlo. Sé que es (mi)posible.

Qué bien se lo pasan nuestros autores.




No hay comentarios: