26.8.16

(2)

Por ti soy capaz de cualquier cosa. Olvidar, por ejemplo. Me haces bien. Lo siguiente será bailar.

MERCI DE TÚ

Mary est femme.

L'om et la femme.

Los hombres tienen que dejar de desearnos públicamente, a las mujeres en general. Que admiren a las amapolas.

Lo de las chicas mono, para los zoos.

El discurso dominante me dice que si no eres una mujer no vales nada. Y mi parte de mujer no es muy importante. Es una pequeña parte nada más.

Nunca entendí por qué era tan importante ser mujer, es decir, DESEABLE, o simplemente mujer. Obviamente ahora lo entiendo, pero el daño está hecho.

La pena que tengo no se me va. La cabeza, sí.

De alguna manera te enseñan que si estás "loca" es mejor que te quedes sola. Acepté esa "verdad". Por eso te pido tantas veces que me dejes sola. Solo que sola ya estoy.

No puedo estar con ningún hombre. Quizá con alguno muy raro e incontaminado, que sepa (who knows). O que no sepa. Quizá ese sea el problema. Que saben mucho.

Ser deseada es también una forma de tener poder. Para muchas la igualdad parece ser eso, aunque no creo que sean conscientes.

Era mi doña: que sabia escribir.

A una cantidad muy significativa de mujeres lo de ser mujeres les lleva mucho tiempo. Toda la vida adulta.

No hay comentarios: