2.7.16

é î

Si no te escribo piensa que estoy ocupada por la mañana (con la luz).

Lo que se puede hacer lo estamos haciendo: seguir con nuestra vida (que no ha empezado y que, por lo mismo, creo, no se va a terminar exactamente).

Tengo mucha suerte. No termino de perder del todo. En la mayor parte de las cosas de la vida sigo sin tener experiencia (no acabo de vivir, que significa que estoy viva realmente). Me gustaría enseñarte lo poco sé (que sé poco, no lo que sé). Cuestión de cantidad por una vez.

Si somos felices ahora lo vamos a ser siempre.

Y lo somos. No podemos dormir abrazados pero es de las pocas cosas que se me ocurren que no podemos hacer. De momento. Y cuando estemos juntos habrá algo que quizá echemos de menos de dormir separados. Pienso que este amor, que es una tortura, también es un regalo. Un regalo sin desenvolver.

No siempre vamos a dormir separados. Hasta echaremos de menos estas horas tan largas, cuando parecía que el tiempo no tenía fin.

Vivir con tu enamorado no debe de ser fácil. Pero sí hermoso y lleno de luz. Con la luz salen a relucir fallos que nos hacen humanos a los ojos del otro.

Ahora parece que no nos vamos a morir nunca. 

Por eso necesitamos vivir juntos, para recordar la verdad.

Pero esta es una hermosa mentira y no descartes que cuando vuelvan las cartas vuelva otra verdad.

¿No queremos cambiar?

Somos distintos pero estamos entremezclados. Como vivir y escribir. Sí, nos vamos a morir. Es todo cuanto sabemos. Y no lo sabemos del todo.

Te escribo otra vez para amarte más. No es suficiente té.

No hay comentarios: