18.2.16

Uno

Francamente está todo mal y no voy a ser yo la que lo arregle, pero veo mi propio caminito. Está oscuro y demás pero voy (dice el caminito que es para tortuguitas). 

El camino está estrecho: habrá que ser valiente y caminar hasta (des)fallecer. No será por falta de ganas. No será por falta de nada. No será sin ausencia: será con muchísima ausencia, porque he oído que la ausencia no es tan mala en la dirección correcta. Y camino sólo hay uno. Gracias por la vida, y a la vida, por la fruta.

Si se me pudiera conceder un deseo no pediría amor, pediría simplemente caminar por mi camino (sabiendo sin duda que es ese). Por algún motivo y aunque todos los caminos conduzcan a Roma, siento en lo más profundo de mi corazón el deber que tengo de caminar por el camino señalado por Lucecita, la tortuguita fearless.

No hay comentarios: