21.2.16

El que es malo está malo (pensamientos)

La mente tiene que trabajar con el corazón. Todo son ayudas para el que está dispuesto a trabajar por alcanzar una meta noble.

Puedes volar (como mujer, como niño, como pantera, como árbol, como cometa). Puedes volar con la imaginación, o parte inmortal de la carne.

Si tuviera que resumir mi problema, diría que aprendí a desear la belleza ajena o a no valorar la mía. Crecí desvalorizada como mujer, porque me desearon niño. Tuve que aprender a ser buena y perfecta muy pronto.

Prefiero mil veces a un pajarito muerto que el alma rota de una mujer.

En el amor verdadero no hacen falta palabras. Por mí que los árboles sigan siendo árboles (no, no me gustan mucho los libros, aunque trate de escribir algunos).

Estoy perra y estoy él hada, estoy muy emperrada y desesperada pero no puedo estar que si no, sí, no, sí, no, sí, no, sé, ¿no?

Es mejor que desaparezca para que aparezca mejores.
Si estuvieras aquí estaría haciendo el amor contigo o, quién sabe, quizá muy callada para leerte un cuento o preparada la cena si entonces ya cocino, yo saliendo por la puerta y entrando en... donde quiero. (¿Lo sabes tú?) Pero no estás, mi perro. Y así no se puede vivir. Y por eso principalmente es que debo vivir.
Si lo sabes dímelo. Si te lo inventas hasta saberlo dímelo. Sólo me sirve a mí para parar (nunca).

A mí los libros... Pero los árboles a mí.

Todavía no me encontré el verdadero amor.

No exagero. No me van los libros al tallo.

Hoy pensé: no quiero ser profesional de nada, no sé cómo viviré pero me parece de mentirosos ser profesional de algo y/para ganar dinero, dar una determinada imagen (de "profesional"). En cambio sí que viviría para trabajar (en vez de lo que se suele decir de trabajar para vivir). Y muchas más cosas para quitarme el sueño. El de dentro de un rato, porque el otro...



Rain. Mar. 

No hay comentarios: