2.1.16

Papá

Día de San Silvestre:

"Carlos, soy Margarita". 

Estábamos escuchando 'Be my angel' hacía un momento, la frase "be my angel if you love me". Y cuando llegó Margarita la canción decía: it's not useless. Después Margarita se puso a hablar por teléfono con Ana, fue un momento de distracción, todos hablábamos y Margarita me dijo que Ana me mandaba un beso. Para mí Ana es especial y además es como si fuera un beso de la princesa Ana. Eso es la poesía, el instante en que suceden las cosas cuando dejas de estar pendiente de ellas. 

Justo antes habíamos pasado un buen rato escuchando a Dylan, a Janis, a Lennon y por último a Amazzing Star. Me sentí feliz, y creo que él también. Fue muy gracioso cómo se afanaron en la conversación, Margarita sobre todo (qué poca cabeza) pero fue bonito. 

En mi Twitter escribí: Ya se asilvestró mi padre. Y: Sucedió a beso de las cinco de la tarde.

Año Nuevo:

Lo he llevado genial hasta ahora, demostrando que se puede estar bien independientemente de las circunstancias. De igual modo he caído por mí misma, sin importar lo que pasara exteriormente. 

*

Me gustaría que mi familia fuera más bella y perfecta, pero sólo son un espejo. Está en mi mano ser más bella y perfecta.

2-1-16:

Papá murió el jueves y ese día no dormí, pero hoy lo hice: es la primera noche que duermo desde su muerte y ya he soñado con él.

2 comentarios:

Polar dijo...

Es hermoso hablar así de un padre. Las referencias que tengo de tu padre son ráfagas, instantáneas desde tu instagram, tus textos.

Su imagen me retrotrae a los espíritus libres y salvajes. Como los gatos y las flores. Y las flores de la montaña casi nunca mueren...

Me encantó saber que os ibais de viaje en noviembre cuando cerraba el bar por vacaciones. Es una época que lo incluye todo.

Tendrás un recuerdo tan maravilloso de él, con lo que has vivido. Y eso es un regalo. Estará en ti, no como un cuerpo, no como una cosa aparte, sino como una aureola que se cierne sobre cualquier otra cosa en el mundo.

Por otra parte está el amor de las madres. El amor de las mujeres. Somos tan extrañas. Cuántas veces negamos apasionadamente el amor desmedido que sentimos, para no asustar. Cuántas veces amagamos desde la sencillez y la austeridad de los gestos cotidianos y el silencio, ese amor desmedido...

Elise Plain dijo...

Gracias, Polar.