10.3.15

Chica no

Ser chica no me convierte en chica. 
Yo sé bien que soy un monstruo, 
y no uno pequeño; 
no soy un monstruo chico. 

2 comentarios:

Polar dijo...

Soy un monstruo, también. Y no uno pequeño ni chico...Para estos monstruos que andamos errantes allá en las regiones de Bohemia, tu escritura tiene un poder real, sólo la alquimia de la mezcla de esta singularidad, sin fin, con la fragilidad más brillante de tu poesía, lleva el amor al corazón.

En esta vida si hay que elegir: bestias o dioses - cada uno toma su elección. Yo, entre la felicidad paradisíaca de los omnipotentes dioses; o la vulnerabilidad, siempre elegí ésta última. Prefiero donde viven los monstruos donde la sangre y los corazones están por todas partes. Me pasa como a Emily, los paraísos nunca me gustaron.

"…nunca me sentí bien aquí en la tierra, y en el cielo será lo mismo ya lo sé, los paraísos no me gustan…porque es domingo todo el tiempo, el recreo nunca llega, en el Edén serán tan solitarias, las brillantes tardes del miércoles..." - E. Dickinson

Un beso, querida Elise.

Elise Plain dijo...

Más allá de mi sexo, mi vocación es monstruosa, por grande y por monstruosa.

Eso asusta.

Por cierto, nací en miércoles. Oh, es este mundo podría encontrar mi paraíso.

(No sé cuál es mi vocación, pero lo intuyo.)