1.1.15

Por suerte en la calle infinita está el aire lluvioso


Todos somos marineros en Tierra.

4 comentarios:

Polar dijo...

Llevo tiempo entrando aquí Elise, me encanta leerte...es como entrar en la calle infinita donde está el aire lluvioso y mientras que la niebla y la lluvia limpiaron todo, queda el olor de la tierra después de la lluvia, cuando el suelo y el agua y todos los demás elementos misteriosos se mezclan para crear un perfume reconocible al instante, ese olor, y ese paisaje se encuentra en los huesos y creo que es más silencioso que cualquier iglesia. y se llevó todos los pecados y cada cosa y cada pequeña tristeza. Porque es muy hermoso todo lo que escribes.

Agnes M. dijo...

Feliz año, querida Elise!

Abrazos.
:)

Elise Plain dijo...

Hola, muchas, muchísimas gracias Polar. Me encanta que te encante. Ojalá sea como tú dices, porque ese es mi deseo más pequeño por profundo, y más profundo por bello. Un beso, entre la confusión (el ruido) y con cariño.

Elise Plain dijo...

Querida Inés, recomencemos. Por muchas vueltas al sol infinitas más. En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme... Pero quiero, quiero, quiero. Besos y abrazos y... guapa.