9.1.15

Del dolor de garganta y té

Además de enero, es pronto para irse a dormir. Adornas tu árbol de Navidad, aunque sea tarde (dentro no lo es). Por no decir (té) nada. Todo.

(3 de enero)




2 comentarios:

José A. García dijo...

Enero no fue hecho para ir a la cama temprano, al menos no para dormir, se entiende.

Suerte

J.

Elise Plain dijo...

Hola José, gracias por todos tus comentarios. La suerte me da miedo. Tanto la buena como la mala no dependen para nada de mí. ¿Pero y qué depende de mí, yo misma? Queda poco de mí. De todas formas no he dejado nunca de desear con fuerza eso de la "fuerza de voluntad". ¡No tiro la toalla, hoy menos todavía! Saludos totales y parciales de alguien -yo misma-.