3.10.14

Mil años por lo menos de presente

Hoy en el homenaje a Ana su hermano Óscar leyó este maravilloso texto (ver más abajo). Buenas noches, mi cama dorada. Y buenas noches,  extraña ciega amiga Pola (y te sobrevivo a besos). 


Salgo de la bruma
con una luciérnaga
cosida al cabello.

Lejos del mar
busco el roto,
                          el golpe,
                                             la espuma.

Viajo en un vagón de humo
atravesando el signo estéril de la madrugada.
La ciudad ha quedado húmeda,
dañada por las palabras.

Tú que habitaste mi casa.
Tú que sentiste el temblor del poema:
retén la nieve del camino,
arráncame la noche.

Salgo de la bruma
con un ancla tatuada
en la muñeca.

Lejos del mar
busco
el golpe
           y la espuma.

ANA SANTOS PAYÁN, 2011


Santos Payán en el barco


No hay comentarios: