16.4.14

Tan posible como imposible

¿Es siempre triste la buena literatura?  Sí, siendo nosotros los que la leemos y estamos tristes. ¿Es este el futuro de la literatura? ¿Ser leída por un pequeño grupo de tristes? ¿Y si dejamos de estar tristes, dejaremos de leer? 

El desencanto se produce con nosotros mismos.

¿Es la tristeza un gancho? ¿Es la tristeza el principal gancho literario?

Leer pero sobre todo abrir. Abrir un libro es ponerlo en libertad. 

Quiero sacar la literatura a la calle, y cuando la literatura esté por fin fuera meter la vida en las páginas de los libros que hemos amado.

Es una equivocación estar triste, pensar.

Menos mal que todo es un sueño (menos los pájaros). Es difícil distinguir lo falso de lo auténtico, los libros de los libros, los tristes de los libres y a los amores de los pájaros.

Springtime, one song on a record.

Calaveras como flores, esto es la primavera.

Nuestra calavera se ríe de la primavera. 

La primavera me distrae. Sacadas de su silencio, las flores deben sentirse igual. 

¿Por qué estamos tristes? ¿Es por la guerra? ¿Porque vamos a morir? Es razón suficiente. ¿Pero no sería mejor que dejáramos de morir? ¿Que dejase de haber guerra? A ver, es posible. Tan posible como imposible. 


Francesca Woodman, Stop playing the piano, Providence, Rhode Island, 1978

No hay comentarios: