28.3.14

Son rise

Pertenecer a una familia lo veo como un primer paso en la escuela del amor.

Porque amamos sabemos que amamos. Después que sabemos eso podemos seguir amando hasta amarlo todo tanto como a nuestra propia familia.

Amo a la criatura que soy, quizá demasiado. Otras veces demasiado poco.

Nunca supe. Si supiera ya no me haría falta. Y me hace falta.

Estoy apegada a las cosas de la vida como la tarde, las horas, el sol...

El no es el verdadero sí, porque cuando dices que no a una cosa estás diciendo que sí a muchas otras.  En cambio con el sí...

Tres sabores por los que merece la pena vivir: café, pan, ajo.

(There's Mona Lisa's smile and then there's Anne Nurmi's smile*.)
*but, above all, there is the smile of Violeta at 666 club

Me sorprendo de mis ganas de vivir tan fuertes.

Es domingo de marzo y me veo saliendo de una alcantarilla y caminando hacia un parque.

Amanezco y desaparezco.

No hay comentarios: