20.12.13

Sobre depresión prenavideña (en los aledaños de abril)

Estos días descanso (no es cierto) en algún lugar. Atascada como estoy con un proyecto literario que me tiene derrotada, y además emotiva y llorosa porque se acerca la Navidad y no tiene arreglo el pasado y parece que tampoco el tiempo que corre ahora, cristalino, ni mucho menos el futuro polvoriento, ya maldito. Pero esto no interesa (no interesa si no me quisieron querer ni si me quiero yo, extraña). Lo que se me ocurre es algo sobre el fracaso y el talento que siempre he sabido creer: que el talento está en el carácter, y en nada más. Pues los hay que ya se sienten fracasados antes de empezar. Los hay tan inseguros como ríos poco caudalosos. El talento es algo de fuerza, de obstinación, de resistencia. Lo demás es sólo un adorno. Lo demás: hacer algo bien. Por ejemplo, escribir. Si vas a escribir en serio (o cualquier cosa artística y seguramente cualquier cosa en general: y todo es puro arte) mejor que seas fuerte y decidido. Porque son muchos los obstáculos y las dificultades. En fin. Me gustaría poder hablar más abiertamente de esto y de otros asuntos, pero no es el momento, ni el lugar. 



le talent

No hay comentarios: