31.12.13

29


Yo sólo quiero ganar, y así voy perdiendo todo el tiempo.

De mí podrán decir: She was scared blue.

pestañas = infinito

La Navidad perfeccionada: familia de artistas que come comida sana.

'la vida' tendría que pasar a llamarse 'la viva'. 

que la viva vive es algo que sabemos de la vida

My silly unhappy parents have a silly unhappy daughter.

Que 2014 pique. Que pique. 

Wounds are havens for our poor flesh.

Paradise stings, itches and hurts the eye.

el paraíso es dolor

el paraíso no está en twitter




Dennis Stock

30.12.13

Años como escaleras

Pues, pensando en mis cosas, en las muertes de la familia, entre visita y visita, los amores, Adela, que nació en 1917, que no tiene apetito, que no sé cómo ha podido sobrevivir tantos años con tantos flanes y patatas (y que fusilaron a su hermana Pilar, que la dejaron en el monte, que se la comieron los lobos, que hubo más fusilados y encarcelados*), pues, en medio de eso, caigo en la cuenta de que soy una niña de (la) guerra (...) exactamente como Natalia Litvinova y Patricio Pron. Todo está tan reciente, las heridas están frescas (...) ¿Los traumas y los montes? La respuesta son los niños de (la) guerra... nosotros, que pensábamos que no éramos dignos de amor.  

*a ver si me pongo con las viejas y apunto todos los nombres, fechas y lugares que pueda**
**la vida es lo que pasa entre los nombres, los lugares y las fechas… o no exactamente



mi abuela es la 2ª por la derecha

24.12.13

Me dio día

Dios es tu máquina de escribir.
(Un sacerdote anciano a Anne Sexton)

the worst thing it could happen to me would be reincarnating into a pig and be slaughtered in a slaughter house. 

el vestirme me hace humana. mi ropa me apega a la vida. mi ropa, mis platos, mis tazas… el mundo material es una caricia por las mañanas. el mar respira por sus costados cuatros, como la pizarra donde hay dibujada una...

soy tormentosamente tímida.

Emily Dickinson, a falta de la religión (ya-no soy una niña parca). Comparto su pasión y gratitud a-la poesía, lo único real del mundo.

Se está de paso. Y de paso se está. 


Me gustaría que el otoño se encargara de nuestras perezas y desdichas como se encarga de las de los árboles para que así las raíces ya desnudas pudieran encontrar el cielo.

Es como sí los árboles en esta época tuvieran las raíces a la vista, mientras van llenándose de hojas por abajo y por dentro.

Los poemas se llenan de ventanas cuando llega el invierno y todo se transparenta (otra vez). La ventajosa primavera pierde al llenarse de niños, de ranas... lo vacío y austero del invierno recuerda a otra ventana, cualquier ventana (abierta).

El cielo no es más que el sentimiento de lo inefable.

El gusto se compone sobre todo de tacto. El tacto es de todos los sentidos el más decisivo. Tacto al andar. Tacto al respirar. O lo que viene a ser igual, mediodía. 



esa película de Godard por todas conocida

20.12.13

Sobre depresión prenavideña (en los aledaños de abril)

Estos días descanso (no es cierto) en algún lugar. Atascada como estoy con un proyecto literario que me tiene derrotada, y además emotiva y llorosa porque se acerca la Navidad y no tiene arreglo el pasado y parece que tampoco el tiempo que corre ahora, cristalino, ni mucho menos el futuro polvoriento, ya maldito. Pero esto no interesa (no interesa si no me quisieron querer ni si me quiero yo, extraña). Lo que se me ocurre es algo sobre el fracaso y el talento que siempre he sabido creer: que el talento está en el carácter, y en nada más. Pues los hay que ya se sienten fracasados antes de empezar. Los hay tan inseguros como ríos poco caudalosos. El talento es algo de fuerza, de obstinación, de resistencia. Lo demás es sólo un adorno. Lo demás: hacer algo bien. Por ejemplo, escribir. Si vas a escribir en serio (o cualquier cosa artística y seguramente cualquier cosa en general: y todo es puro arte) mejor que seas fuerte y decidido. Porque son muchos los obstáculos y las dificultades. En fin. Me gustaría poder hablar más abiertamente de esto y de otros asuntos, pero no es el momento, ni el lugar. 



le talent

12.12.13

En ocasiones veo muertos

En ocasiones no queda más remedio que volver a leer, al menos parcialmente, tu propia "obra", bien porque te piden poemas, bien porque tienes una lectura... Es lo que me ocurrió hace unos días. Para mi sorpresa me di cuenta de algo que no había sido capaz de ver antes: un fallo dentro de la edición de Pan para la princesa. Soy celosísima de estas cosas, una maniaca, porque es importante que al leerlo suene bien y un detalle como este puede fastidiarlo todo. No sé cómo pude no verlo, con la de veces que revisé las pruebas previas a la entrada del libro en imprenta. Supongo que casi ningún libro se libra de estos pequeños errores que sólo el autor reconoce. He decidido publicar aquí el fragmento donde ese penúltimo verso debía terminar con la palabra "tocan" (no con "hospitales"). 

madrugamos mucho y nos encontramos con un día de cielo azul. Sasha me dice 
que estoy muy guapa ese día. dieciocho. comemos en el Nina. nunca llevamos 
reserva pero siempre encontramos mesa volvemos a mi cuarto. miramos a la 
calle Fuencarral a Madrid al cielo alto le pido que abra los brazos. le enseñé a 
abrazarse a los árboles. me contó que no sabía 
lo que era amar. digo palabras para no olvidar. "perdóname, querida perrita". 
manto. banjo. hogar. wrist. estamos en mi cama. él vestido, yo desnuda, él encima, 
yo debajo, él sin saber, yo a punto de saber, el sol a punto de entrar por la 
ventana, el mar muy azul 
tesoro. open. tear. páramo. no silencies los harapos. los sapos, sí, quieren 
turetrato. este es el país de las ranas y en los hospitales tocan 
pese a la timidez al temblor a