25.7.13

¿Mi fuego? ¿Mis linternas?


Las sirenas son el sol de otro planeta.

Flying through myself.

M(ir)ar en el bosque.

Me acuerdo de la tarde que asistí a un concierto de Vijay Iyer y que durante su interpretación de "One for Blount*" experimenté (imaginación vivida) cómo me pegaban un tiro (en el corazón) y me moría très doucement; me desangraba no sólo sin dolor: con placer exquisito, la sangre corriendo, abriendo abrigo, la silenciosa, silencioso volcán. Porque la luz es un misterio que acompaña al recuerdo y que brota de las manos. Luz desierta como las palmas de las manos. Porque el corazón esconde sabiduría como una piedra.

Hay un exhibicionismo salvaje en nuestra época, que viene del uso de las redes sociales, Twitter sobre todo, y de los blogs, donde la gente trata de conquistar una audiencia lo más gruesa posible.  A mí particularmente este exhibicionismo, esta inteligencia tonta (tonta en cuanto a que el ingenio que impera no suele ser muy profundo) no me ayudan para nada, pues no es una audiencia lo que yo trato de conquistar (en todo caso al escribir me gustaría conquistar mi propia soledad). (For the record: mis dos libros publicados los escribí sin conexión a internet).

El corazón es una piedra que llora.

Amanecer en el desierto. O lo que es lo mismo, maldita esperanza.

Habitación vacía: deshabitación.

*Sun Ra

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me parece súper acertado eso a lo que apunta tu conquista. Al menos me identifica -o quiero creer que lo hace- a la hora de enfrentarme a una hoja en blanco. :)