4.7.13

El verano imposible

Leo a Borges en el salón, respirando acaso como un coche, tosiendo de levedad. Estoy muerta, pero eso ya lo sabía. Cuando se lee se destierra la primavera. La muerte y la viva andan a tientas por la esfera estrecha de la arrugada noche. Qué bello el lindo Borges, dice: La tarde era íntima, infinita. El camino bajaba y se bifurcaba, entre las ya confusas praderas. Pensé que un hombre puede ser enemigo de otros hombres, pero no de un país; no de luciérnagas, palabras, jardines, cursos de agua, ponientes. Y dice el halcón terrible de Borges: El tren corría con dulzura, entre fresnos. Ay, el verano. Quién fuera yo para poder sentir como yo no puedo. Un jardín que de tan secreto es un secreto, y no un jardín, o no un jardín.


*Extractos de Borges de El jardín de senderos que se bifurcan


. . .



"Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza." (Borges: La Biblioteca de Babel)

mi himno es la nieve soleada

sentir la golondrina: 

la nieve pía

2 comentarios:

Isabel Tejada Balsas dijo...

Quién fuera yo para poder sentir como yo no puedo <3

Elise Plain dijo...

Hola, Isabel