18.6.13

La vida tiene los senos blandos

Mientras sea de día, arrodillarse al sol. 
Por la noche danza. Dejar que las palabras 
se llenen de significados. 
Agotar la vieja estrella de tu puerta. 
Enhebrar la aguja del frío, reírse de la esperanza. 
No aguardar más tu propia aparición: 
sólo los muertos se conocen 
(la noche enmascara lo más preciado).

4 comentarios:

Darío dijo...

No aguardar, lo que no será.

Ps: Creo que Layla es un referente demasiado lúcido descubriendo tesoros.

Saludos.

Elise Plain dijo...

¡Hola, Darío!

Le estoy muy agradecida a Layla por haberte traído aquí.

Abrazos que abrazan.

Jorge Ampuero dijo...

Certeros versos:
"Solo los muertos se conocen a sí mismos"

Saludos ;-)

Elise Plain dijo...

Gracias, Jorge.

Un saludo. :)