7.6.13

guardar un cuento

no es la primera vez que te escribo pero hoy me siento especialmente derrotada por las cosas brillantes como tu voz tu risa tus coletas, Violeta, tu mirada, tu desdén infinito como una mota de polvo de puerta en puerta

de los valientes los
payasos que ríen y lloran en silencio sé que pasan hambre porque son muy rebeldes y no les importa que se rían de ellos
de mi siempre se han reído
por decir hola antes que nadie y por ir sola por el mundo
a mí me parece que no puede haber una criatura más delicada en el mundo
de rodillas llorando un sábado por la tarde porque acaba de hacer el ridículo 
y sus lágrimas le parecen hermosas

una lágrima es hermosa cuando rueda escondida y pasa brillando hasta su muerte en el borde de la cara

nadie ha advertido el fulgurante paso de la belleza y las calabazas

son carrozas de rotura amargas en medio de la celebración


primaverales carros de desesperanza 

y horas para crecer

No hay comentarios: