15.4.13

Lundi

Creo que mi religión 
es la misma religión 
de Emily Dickinson:



Yo era la más menuda de la Casa.
Me quedé con el más pequeño de los Cuartos.
Por la noche, mi Lamparilla, un Libro,
y un Geranio.

Acomodada así, podía recoger la Abundancia
que no cesaba de caer.
... ... ...


(...) y así, en vez de llegar finalmente al Cielo,
voy de camino todo el rato.


El Destino es la Casa sin Puerta


En el nombre de la Abeja,

y de la Mariposa,
y de la Brisa, ¡Amén!


No hay comentarios: