21.4.13

Las palabras lo son


My beloved mother (I believe that my father took the picture).



Mi cama. Tan poco para tanto.

Mi cama es el barco que nunca tuve.

Mi infancia me la robaron con un beso.

Nada volverá a ser del color de nuestros antepasados.

No es difícil que terminemos en la tumba. No es difícil que terminemos como empezamos. No es difícil que la cama se vuelva lámpara y que nada encienda ya.

Pero es un éxito estar vivo, pero no es un fracaso ser un muerto que ha vivido.

La vida está encantada de tierra, los muertos de vida, la tierra de sombra. 

Los árboles viven dos vidas, la suya y la del viento.

Mi alma está encantada. Le pido a dios que siga encantada.

La sombra, la hija del árbol.

Nada me complace más que estar tranquila, flaquita y desnuda como la hiedra. / Rien ne me plaît plus que d'être mince et nue comme la terre.

La poesía no es triste, las palabras sí. / La tristeza, que no es propia de la poesía, lo es en cambio de las palabras.

Cuando la poesía empuña un arma, del arma sale una flor.

La poesía es como una flor que perfuma a un sordo, el silencio hace florecer al sordo. 

La gente tiene que dejarse de tonterías y estar alegre, borracha de sobriedad.

La alegría en verdad es una borrachera muy sobria. 

Es una desgracia beber para estar felices.

La primavera está en los números, en todos.

La música de las palabras y la bondad íntima y fresca de la poesía son lo único que cuenta.

A estas alturas, lo afortunado es caer.

1 comentario:

nana dijo...

Yo vivo como los árboles.