5.3.13

Vasos rotos

No hay ausencia, hay tu piano. No hay amor, no hay regaliz, no hay hambre. No hay tormenta, no hay hambre. (No hay deseo: hay platos sucios). Pero quiero recibir una carta que diga que hay regaliz y tormenta y hambre, que ha nevado sobre la pendiente idiota, para salir a jugar con las arañas dentro de la música. 

No hay comentarios: