27.3.13

Conmovedor este poema sin calefacción


"No acepten imitaciones", dice Antonio J. Rodríguez en la nota de la contraportada, y es verdad. Por alguna razón misteriosa, Luna Miguel da voz, con su voz intransferible (será por eso), a la generación del 90. Por ella me he enterado de que los jóvenes nacidos en los años 90 no son tan distintos de los jóvenes de los 80, y de que también Luna (como todos, pero yo tenía mis dudas por eso de ser ella de una generación muy joven y por este mismo motivo de una generación terriblemente vieja), sí, de que también Luna eso. Eso que tiene que ver con la inocencia. Una cosa terrible. "La tumba del marinero" va de eso, pero hay esperanza, nos dice ella, Luna, y es húmeda, la esperanza de los jóvenes viejos (y hasta de los viejos jóvenes, pero esto no puedo asegurarlo) y en ocasiones son los libros y siempre me refiero a los tesoros. 

También tenía ganas de decir que Luna Miguel podría ser italiana si no fuera porque ya lo es (esto es un piropo).


La edición de La Bella Varsovia como siempre muy bonita y me encanta el olor.

No hay comentarios: