23.2.13

Arte(de)facto

''My fathers' ghost is climbing in the rain.'' 
Dylan Thomas 




leo bastante poca ficción porque hace años que esta dejó de engancharme (y por exceso de ignorancia y por no haberme molestado en leer, todavía, a ciertos autores). afortunadamente para mí aún soy capaz de sentir arrobamiento por una buena novela. soy además muy perezosa y por eso tardo en leer, y a veces tengo que releer, si creo que la cosa merece la pena. esto último es lo que me ha ocurrido con este libro de Patricio Pron que una vez no pude disfrutar tanto como yo quería. 

la prosa de patricio pron es maravillosa. patricio pron me hace llorar, lo que no es maravilloso pero no desdice el hecho de que su prosa sea maravillosa. y esto es así porque te sorprendes de que lo allí escrito haya podido ser escrito. como muestra, un botón entre decenas:

“Se ha dicho que en literatura lo bello es verdadero pero lo verdadero en literatura es solo verosímil, y entre lo verosímil y lo verdadero hay una distancia enorme. Esto por no hablar de lo bello, que es algo de lo que nunca se debería hablar: lo bello debería ser la reserva natural de la literatura, el sitio donde lo bello prosperara sin que la mano de la literatura lo toque jamás, y debería servir de recreo y consuelo a los escritores, puesto que la literatura y lo bello son cosas completamente diferentes o tal vez la misma, como dos guantes para la mano derecha. Solo que no puedes ponerte un guante para la mano derecha en la mano izquierda, hay cosas que no pueden ir juntas.” 

L'Esprit de mes pères es un festín de pena y dolor y poesía y belleza, que es al final (la poesía) la única que nos hace soportables las pérdidas, las desgracias, los olvidos y las injusticias. lo recomiendo a todos los amantes de la literatura, y a los de la vida, que no siempre coinciden; yo, sin ir más lejos, a veces encuentro la literatura carente de interés, un sitio que no ha de llegar a ningún lugar, pero este no es el caso: este objeto vivo y humeante, el libro de este autor vivo se aproxima más a la poesía que a la literatura, que aunque literatura es luz, nada más.

No hay comentarios: