5.2.13

#300

nada más que eso
lo poco que queda
tras la tormenta, la derrota
junto al mar
las anclas oxidadas de un puerto maldito
el viento, la soledad, nada
mientras un pájaro canta
el tesoro del tiempo, ni siquiera.
mar, lejanos bosques de guerra
donde el amor tuvo su sitio
ha llegado la hora de alzar 
mi vuelo

2 comentarios:

Óscar Pirot dijo...

me gusta mucho la disección, el ritmo, el candor y esa forma tan tuya de decir. el verso "lejanos bosques de guerra" me encandiló, así como la totalidad del poema, saludos!

Elise Plain dijo...

muchas gracias!