6.12.12

La huella

A casa, a lo primigenio, retorna todo lo consumado. 

(Rilke, Sonetos a Orfeo)


Óscar Pirot por Lora Grigorova


Los tiempos no son sólo de penuria por el hecho de que haya muerto Dios, sino porque los mortales ni siquiera conocen bien su propia mortalidad ni están capacitados para ello. Los mortales todavía no son dueños de su esencia. La muerte se refugia en lo enigmático. El misterio del sufrimiento permanece velado. No se ha aprendido el amor. Pero los mortales son. Son, en la medida en que hay lenguaje. Todavía se demora un canto sobre su tierra de penuria. La palabra del rapsoda preserva todavía la huella de lo sacro.


de HEIDEGGER, M., Caminos de bosque (sobre la poesía de R. M. Rilke)

No hay comentarios: