3.11.12

Estimada M,




a mí también me gustaría encontrar un hogar humilde de ojos verdaderos. Encontrar la palabra que no mienta (en la poesía y en la vida, para mí no hay diferencia). Ha de estar en mi corazón. He de escuchar primero. Me pregunto qué es peor, la soledad de las palabras, el sonido de la soledad o su silencio. Yo creo que la soledad eterna es el silencio del otro. Porque amar el verbo decir no es lo mismo que decir te amo. Nuestro silencio se quiebra si te nombro y me nombras. La palabra justa podría ser un nombre, entonces, pero cómo adivinar aquel nombre. Entre todos los poetas alguno habrá que diga lo que sabe, que sea necesario. Yo no sé bien qué te quise decir, pero te quiero.



La emoción del color. 
Kirchner: 'Montañas' (1921)

2 comentarios:

Fran dijo...


Pessoa también tenía sus dudas: "Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo?"

Es un placer leerte.

Saludos

Elise Plain dijo...

Muchas gracias, Fran, por la visita y el comentario.

Saludos,

elise