9.10.12

Tortuga Lucecita

Nota llegada hasta mi caparazón y una foto de una mujer que a mi parecer recuerda a otra tortuga: 

Lucecita era una tortuga japonesa, tenía el caparazón tímido como una piedra y reluciente a la vez como el brillo de un beso. Su vientre parecía ser un tatuaje tribal, un dibujo que a esa edad me causaba una curiosidad sin límites. Olía a río y en su lento andar se dibujaban senderos hacia la magia. 

Óscar Pirot
André De Dienes

No hay comentarios: