12.10.12

Prendas hermosas

La prenda más hermosa de todas es el abrigo. Siempre he considerado que el abrigo es la pieza clave en un armario, junto a los otros tres básicos: los zapatos, el bolso y la maleta (porque de qué sirve si no tener ropa bonita y cara si no la puedes transportar con elegancia). Si tienes un buen abrigo, unos buenos zapatos, una serie de bolsos para combinar (o uno que combine con todo) y una maleta en condiciones, no importa ir siempre en jeans y camiseta. Juro que es así. 

Un abrigo bonito y que abrigue anima mucho. Por no hablar de la de veces que me he enamorado del abrigo de alguien o que he sentido afinidad entre los abrigos. Me gusta mucho la ropa masculina, efectivamente hay algo muy masculino en ella que a mí al menos me enamora. Por eso siempre he alabado los abrigos grandes y pesados que parece que tienen vida propia y hablan por las noches. Prueba a ponerte un abrigo de esos con algo muy ligero debajo y sal a la calle sin rumbo fijo.

Aún estoy lejos de tener un armario completo (quiere decirse que aún estoy a medias en todo) pero no desespero y me sigo emocionando, veloz sin destino*, me emociono y me emociono. El movimiento es lento y agradezco el viaje, que siempre es barato y un barrizal, porque amo este viento de mil lugares, y de uno sólo.



*Gamoneda

No hay comentarios: