17.9.12

pena penita en mi taza del desayuno.




                                                                                                                                           Pessoa  Foto de La Librera Misántropa






pena penita en mi taza del desayuno. En mi taza del desayuno para siempre. Te quedarás conmigo. No te escapes. Y después te tragaré y tendremos un hijo medio alegre que beberá té en una hamaca del Caribe. Para entonces, los osos polares se habrán salvado. Ese es mi sueño. El Ártico peludo, el hielo ceniciento, la nada, el infinito. Lo doy todo por perdido o por imposible: por eso soy optimista.